miércoles, 15 de febrero de 2012

La fina línea

Una fina línea nos separa ahora. Hace dos horas podía haber hablado contigo, mandarte un mensaje, hacerte reír,... Ahora, dos horas después, ya no habrá nadie al otro lado. Dejé pasar muchos días, llamadas pendientes, cafés en perspectiva; no bailé tus boleros, siempre creí que ya habría tiempo... Pero siempre te quise y te querré. Te has ido pronto y sin despedirte. Dejas a mujer, hijos y nietos demasiado pronto. Siempre será demasiado pronto para decirte adiós. Aún no creo que sea verdad. No puedo creer que hayas cruzado la fina línea. Te voy a recordar siempre riendo a carcajadas, Esteban. Cómo me gustaba oírte reír.

No hay comentarios: