viernes, 17 de agosto de 2012

Mensaje sorpresa

Abres el correo -virtual- y entre la publicidad de cupones descuento te encuentras uno totalmente inesperado. Lo remite un amigo de amigos, alguien a quien admiro mucho pero con quien no tengo relación amistosa. Alguien para quien creía ser invisible. Y en ese correo, la persona en cuestión quiere aprovechar para manifestar su simpatía y admiración por mí. ¡Esto es de locos! Y, permítanme que les confiese, que hasta he echado unas lagrimitas. No sé qué habrá pasado por la cabeza de esa persona -conocida para ustedes pero anónima en este relato- para hacerme tan feliz, pero nuevamente se lo agradezco...

2 comentarios:

jocv dijo...

Santiago Segura , a que sí ?
ja,ja...

Hache dijo...

No, pero se conocen ;)
La, la, laaaaaa