miércoles, 3 de octubre de 2012

Huellas silenciosas

Dejadme que tenga un momento egocéntrico, os prometo que solo es fruto de la emoción y volveré a ser la misma timorata de siempre después... Pero, ¡ha sido tan bonito!

Tras muchos años, la biblioteca vuelve a ser parte de mi trabajo, fuente de información principal. Hoy en el trajín de coger y dejar libros, delante de su base de datos informatizada se me ha ocurrido buscarme,... Estaba convencida de que no iba a encontrarme pero...

AHÍ ESTABA

Mi nombre, mis apellidos y mi libro felino.
Tienen dos ejemplares en la Biblioteca pública de Zaragoza
Otros dos en Teruel
y uno en Andorra.

En Zaragoza, los dos estaban 'ocupados'... Dos personas me tienen ahora mismo en sus manos, estoy pasando unos días en casas de desconocidos que dejarán de serlo y al revés.

Las ideas locas se amontonan en esta cabeza más loca aún. Ya está, ya se me pasa este subidón de alegría,... Le he dicho a mi madre que ya puedo morir tranquila,... (Eso ya no le ha gustado tanto...)

No hay comentarios: