miércoles, 26 de diciembre de 2012

CROQUETAS

Cuando en casa había croquetas, la alegría se subía por las paredes. Y por eso había que dejar reposar la pasta en altura, a increíble altura, para evitar que la yo-escaladora pasara el dedo por el plato, en círculos concéntricos, y se llevara la precuela hecha bechamel de unas deliciosas croquetas maternas. Después descubrí que las croquetas no eran la versión original del laboratorio de cocina de mamá. Eran la segunda o tercera parte de algo, tal vez un asado, tal vez un caldo, quizá una merluza,...  Me pareció injusto dejar a las croquetas como el 'segundo plato' de cualquier cocina y las convertí en plato 'de propio'. ¡Croquetas porque sí! Hoy mi madre me espera a comer con un gran plato de croquetas. Recién hechas, esponjosas, sabrosas. Croquetas que me parecen el manjar más exquisito del mundo. Croquetas como forma de vida, mi vida.

No hay comentarios: