lunes, 11 de febrero de 2013

Cuento contigo. Amor por turnos


Amor por turnos
Ella le añoraba en cada rincón de la casa. Su camiseta de pijama aún estaba caliente, abandonada con prisas sobre la cama. Decidió ponérsela hasta que él regresara. Ese día le pareció que la espera se hizo más corta. Se lo contó durante sus dos horas de noche común, y cuando ella le dejó solo, pensó que también podría servirle. Vio su chaqueta de andar por casa junto al lecho y se abrazó a ella con ansia. Después de ducharse, volvió a ponérsela, intentando no estirarla demasiado. Ese olor de ella, le acompañó toda la mañana. Antes de irse le dejó una nota junto a la nevera. 'Me llevo tu chaqueta puesta, no puedo estar sin ti'...

Ella hacía otra vez su cena para uno y no podía ahogar la pena. Se puso el pijama de él, sus zapatillas y hasta su colonia. No dejó de sonreír hasta que al alba su verdadero dueño la abrazó en tamaño real. El traía la mejor de las noticias, esa semana pasaba al turno de mañana.

No hay comentarios: