lunes, 15 de abril de 2013

Cuento contigo. Del revés

Hugo querría estar del revés. Tener la cabeza dónde están los pies. Ha practicado mucho y es capaz de caminar por casa con las manos. Por la calle aún no se atreve. Sobre todo porque las vecinas correrán a contárselo a su madre, y se armará un buen lío en casa. Su madre no entiende que le guste ver la vida cabeza abajo. ¡Te va a explotar la cabeza!, le dice constantemente. Y Hugo no sabe qué responder, ni siquiera cuando le obliga a mirarse al espejo y descubre que su cara está más roja que un tomate... Hugo se imagina una Torre Eiffel con la punta en el suelo y más ancha por arriba. Hugo cree que la Basilica del Pilar sería más interesante con las cuatro torres clavadas como patas de mesa y querría darle la vuelta al Castillo de Loarre. Hugo sueña con comerse el mundo por los ojos y conocer a la gente de pies a cabeza (y no al revés) Hugo querría ser un murciélago y dormir todo el día, para hacer realidad sus sueños cuando su madre duerma...

1 comentario:

Beatriz Carilla Egido dijo...

Hugo no es el único que va por la vida del revés. Últimamente lo extraño es ir con los pies en el suelo

Un saludo!