lunes, 6 de enero de 2014

Cuento contigo. ¡Sorpresa!

El perdió un diente. Ella, la paga del domingo.
Desde entonces no comen roscón de Reyes.
La dichosa sorpresa, les salió cara.
Él
El dentista se embolsó todos los ahorros.
Ella
No ir al cine del domingo, ¡una larga semana de amargura!
Él
La nueva pieza dental no le dejó satisfecho.
El estrenado incisivo tenía un pequeño defecto. Adquiría una tonalidad verde en los bares con iluminación violeta. Fue mala suerte. En los últimos setenta, todos los bares de moda tenían las mismas luces.
Ella
El lunes no se hablaba de otra cosa.
La película, y los chicos del Paseo.
Chicos que caminaban kilómetros y kilómetros en la acera opuesta
Chicas que les imitaban. Efecto espejo.
Risitas nerviosas al cruzarse.Miradas.Piropos.
Y algún mensaje al rozar las manos. 
Él
Se peinaba como Travolta.
Vestía como Travolta
pero nunca podría sonreír como él. No con un diente verde.
Las conquistaría bailando. ¡Oh, sí!
Ella
Era la única que no había visto Grease.
Todo por no ir al cine ese domingo.
No pudo ver el peinado de Olivia.
Quería bailar esas canciones.
Ni hubo besos de cine, ni mensaje secreto en el Paseo.
Él
El próximo domingo había guateque.
Quizá viera a la chica de los ojos grandes.
Le hablaría de amor, en la calle... con luz natural y después, la besaría en lo oscuro...
Del diente camaleónico tal vez nunca llegara a enterarse...
Ella
El próximo domingo iría a dos sesiones.
Se perdería el guateque, pero tenía que ver bailar a ese Travolta. 
¡Maldita familia que obliga a pagar el roscón a quién encuentra la sorpresa! 
¿Qué pretende? ¿Arruinar la vida a la juventud?




No hay comentarios: