lunes, 13 de octubre de 2014

#Cuentocontigo Siempre es verano

Duerme con camiseta de tirantes y short de algodón y recorre la casa descalza o en chanclas. Los cristales lluviosos no la intimidan, ni siquiera el viento de octubre que despeina los geranios logra amedrentarla. La única concesión a sus pies congelados ha sido embutirse las chanclas con calcetines. Para combatir el frío, baila y mueve de aquí para allá sus piernas interminables. Entre estornudos y piel de gallina jura y perjura que aún no ha terminado su verano.

No hay comentarios: