martes, 17 de enero de 2012

Es verdad

Algo se muere en el alma cuando un amigo se va. Cuando un proyecto termina, cuando todo lo que era importante se convierte en olvido. Quizá el alma se regenere a lo largo de la vida y siga creciendo a pesar de las necrosidades, los olvidos, los vacíos,... Ojalá, porque cierto es que una pequeña parte se muere y se apaga, y se atrofia cuando se pierde algo o alguien querido. Vivir debe ser eso, perder alma y amigos.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Como dices tú, quizá el alma se regenere. Seguro que sí. No queda otra...
No sé lo que ha pasado, pero espero que estés lo mejor posible.

Un abrazo.

fdc